CHUCHÍN MARIACHI

Conocí a Chuchín gracias a un festival benéfico que yo presentaba y él era quien lo cerraba con una pequeña fiesta a ritmo de mejicanas. Entre bastidores mantuvimos una conversación al hilo de lo que iba
a ser la presentación y ahí mismo planeamos dicho final festivo.

Desde el primer instante Chuchín se mostró amable, cercano, directo y dicharachero. Desbordante de pasión, en sus pupilas se dibujaban las notas de una ranchera y en sus palabras se podía entrever retazos de corridos, country y demás folclore fronterizo.

Preparando aquella presentación me di cuenta quién era realmente Chuchín Ibáñez, el gran cantor de mejicanas navarro del que tantas veces había oído hablar pero que no me había suscitado la suficiente curiosidad como para pararme a leer un poco su biografía… Las biografías de las personas esconden siempre detalles insospechados y sorprendentes, y la de Chuchín los tiene, ¡vaya que sí!…

Pocas semanas después coincidimos ambos otra vez en otro festival, yo esta vez como público, pero en la radio lo promocionábamos y quise invitarlo junto a otros artistas que llenaban aquél cartel… y ahí volvió a sorprenderme…

Chuchín es un tipo que le gusta hablar, pero no es de esos que hablan por hablar, si no que sabe lo que se dice y, además, tiene mil historias que contar…

Y, como no hay dos sin tres, aproveché la salida de su siguiente disco para invitarle al programa y ya hacerle una entrevista en profundidad, sólo para él, para conocer al artista, al intérprete, al empresario, al aventurero, al genio, al emprendedor, al currela… a ese tipo que sabe dónde está y del que muchos tendrían que aprender.

Verlo en su salsa es descubrir que alguien así no ha llegado gratuitamente donde está. Cuando llenas una sala, te pegas 3 horas de concierto y todavía se escucha el “beste bat”, eso quiere decir algo. Chuchín es un tipo querido, y sus amigos, que son muchos, saben del camino que ha tenido que recorrer para llegar donde está, el camino donde lleva media vida y en el que le queda todavía mucho por recorrer. Si alguien tiene ideas y proyectos en su cabeza, ese es Chuchín, que mientras presentaba su último disco ya estaba dándole vueltas al siguiente.

Chuchín Ibáñez, de Miranda de Arga pero más mejicano que el copón, si lo ves, si te cruzas en un escenario con él, querrás repetir, porque personas así no hay muchas y es bueno que te sonrían cuando se crucen por tu vida…

ÁNDELEEE CHUCHÍN…!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s