Todas las entradas por Planeta Ruido - Track FM

Programa de radio cañero. Actualidad en el Rock'n Roll

MISS OCTUBRE – Demasiado Humanos – 2018

planeta ruido miss octubre demasiado humanos

MISS OCTUBRE – “Demasiados humanos” – 2018

MISS OCTUBRE se crea cuando Alfredo Piedrafita (Barricada) se junta con Agnes Castaño (Lilith) con el fin de componer una serie de canciones cuyo fin, por aquél entonces, no estaba muy claro todavía. Al terminarlas vieron claro que aquellas creaciones eran el germen de una nueva formación, MISS OCTUBRE. Con Iker Piedrafita (Dikers), Rafa Malo (Lilith) y Sergio Izquierdo (Dikers), dieron forma al proyecto y en octubre de 2014 apareció el primer disco de la banda, “Día 1”.

Cuatro años más tarde nos sorprenden con una nueva entrega “Demasiados Humanos”, dualidad en el título que es, también, uno de los cortes que encontramos dentro. Grabado y mezclado en “El Sótano”, por Iker Piedrafita durante 2017 pero que, por motivos de salud de Alfredo, hasta un año más tarde no se pudo publicar. En este tiempo la banda experimentó cambios importantes en su seno quedando Agnes (voz), Alfredo (guitarra), Albert (guitarra), Franklin (bajo) y Enric (batería). Estos tres últimos componentes, experimentados músicos provenientes de bandas como Lilith (Albert) o Ktulu (Franklin).

 

Primera escucha

Las notas con las que se inicia el disco presagian densidad en la composición. “Sombras en la noche”, me quedo con ese título encontrando finalmente que de aquello que quedó todavía hay mucho por decir. Asesinos creadores, últimas oportunidades, decepciones y lamentos.

Distorsión tóxica en una claridad verbal con mensajes directos envueltos en esa bruma guitarrera comandada por una batería bien enfilada.

Claramente la idea es seguir impartiendo justicia desde el rock, desatando pasiones y cortando por lo sano con todo aquello que moleste o no sea útil. Diciendo las verdades a la cara. Sonando potente entre hilarantes súplicas con grandes dosis de ironía.

Mucha rabia y desgarro vocal en una medida diferente.

Una primera escucha te da la pista necesaria para saber qué le deparará a ese disco en un futuro, preveo que no acumulará polvo en las estanterías.

 

Canciones

1-Sombras en la noche – La canción que abre el disco es la entrada a modo de presentación de unos temas que te van a enganchar, tanto por la voz de Agnes, que la lleva a unos límites magistrales, como esos rifs por los que se desarrolla la canción altamente adictivos.

2-Tóxico – Melodía estructurada sobre una atmósfera cargada de matices.

3-Usar y tirar – Una letra de ruptura sentimental con esas contradicciones propias de los momentos que se crean a causa de la incertidumbre. Esta canción es, quizá, en la que Agnes adquiere un registro poco común en su forma de cantar con la batería como eje principal.

4-Némesis – El orden mundial debiera estar basado en algo justo, la diosa griega de la justicia es Némesis, ¿quizá nos hacen creer que hayjusticia pero es más miedo que otra cosa? La canción añade más dudas, todas razonables.

5-Mata Come Muere – El mensaje es muy directo, el ser humano se ha convertido en una alimaña para ciertas especies animales que usamos en beneficio propio, sea el que sea, alimento, ocio o directamente maltrato. Es un claro retrato de la escoria en la que el hombre se ha convertido.

6-No hay más veranos – Reflexión de aquello que se va, lo más preciado, el tiempo. Tres minutos y medio que habrán pasado cuando la escuches por primera vez, si lo piensas, esos tampoco volverán, pero habrán valido la pena. Es con lo que me quedo de esta canción, con que sea lo que sea, siempre, haya valido la pena.

7-No queda más – Quizá esta sea la canción de la resignación, puedes llevarla al terreno que te dé la gana, al final probablemente te des cuenta que todo está inventado y que ya no hay salida. Resistir o reventar, porque no queda nada más.

8-Quiero ser agua – Y llega la baladica, un corte idílico en el que la incertidumbre mental se apodera del ser que suplica por algo que probablemente en sus sueños también sueña llegar a ser. Pero cuidado, el agua estancada acaba pudriéndose.

9-Hombre – Otro medio tiempo cuya temática se me antoja cercana al amor, pero más al fraternal o quizá por un hijo. Tiene un riff en mitad del tema acojonante. El principio y el final clavan la composición.

10-Yo soy aquél – Quien conoce a Agnes sabe de sus delirios en el escenario por ciertos clásicos. Aquí nos regala uno que popularizó Rafael, pero Miss Octubre lo lleva a su terreno dejando la canción a un nivel como pocos lo harían.

11-Frío cadáver – Más riffs que enganchan envueltos en esa atmósfera propia de las composiciones de un grupo que nació con marca propia.

12-Demasiado humanos – El arranque de Alfredo aquí es cojonudo, Agnes se despacha con una letra que incita a pensar en esa especie de marioneta en la que los humanos nos hemos convertido.

13-Libres y malos – El “Bonus Track” que han añadido no es otro que la composición que se curraron para una ópera en la que participaron y a la que le pusieron parte de la banda sonora, “El flautista de Hamelin”.

 

Conclusión

“Demasiados humanos” es esa colección de momentos en los que nos podemos parar a reflexionar sobre muchas de las cosas que, como humanos y como parte de un sistema, nos obligan a cumplir, a ser. Pero esa obligación es, la mayoría de las veces, la escusa perfecta en la que por comodidad nos asentamos. Tenemos la opción de cambiar muchas cosas, empezando por nosotros mismos, si algo no nos gusta siempre hay otros caminos y otras formas de continuar. Miss Octubre abren una puerta a esa reflexión y nos invitan a dar un paso acompañándonos con grandes dosis de nuevas melodías y sonidos que envuelven una forma distinta de entender las cosas. Su sonido ha crecido, se ha hecho un poco más mayor y la madurez también ha llevado a Agnes a otros registros quizá menos densos perfectamente empastados con la virulencia de momentos de cuerda acompasados con golpes de baqueta en los instantes más precisos. ¿Somos demasiadohumanos? quizá lo que nos falta es un poco de humanidad, no lo sé, pero sí sé que somos grandes rockeros y éste debe ser uno de esos discos que nunca perdamos de vista.

 

KIKO CASADO